Makondo Libros

julio 1, 2008

La Metamorfosis – Franz Kafka

Filed under: Literatura — makondolibros @ 3:09 pm

Ir a Principal

Pasta del libro

Kafka, Franz. La metamorfosis, La condena, En la colonia penitenciaria. Editorial Panamericana, Año 2000. 224 págs.

Por J.J. Sarabia

La pereza viaja tan despacio que la pobreza no tarda en alcanzarla” (Benjamin Franklin, (1706-1790) Estadista y científico estadounidense).

¿Por qué algún día podrías convertirte en un horrible animal, inservible, torpe, uno que asusta a su propia familia? Piensa simplemente en aquel sujeto, un tío, yo qué sé, que no hace más que masticar la cama. Piensa en aquellos perezosos que se sienten incapaces de trabajar, o, como en el caso particular de Gregorio, el protagonista, un hombre que ha trabajado tanto que un día piensa inconscientemente, tomarse los siguientes años de su vida para dedicarla al sueño y la vida apacible de un bicho.

En realidad, en nada se había transformado Gregorio Samsa. Kafka no los dice subrepticiamente durante la primera parte del libro.

Primero. El protagonista, un joven trabajador, al despertarse aquel día, se dejó contagiar por la pereza de un día lluvioso donde no provoca más que arrullarse entre sábanas. “¿Qué pasaría si durmiera un poco más?”, se dijo al sentir el helado clima.

Segundo. Cuando intenta sin gloria colocarse del lado derecho de la cama, exclama: “¡Que profesión tan dura la que escogí!”. Su trabajo, tal como lo indican las líneas, consistía en viajar, y esos viajes incluían ‘soportar las tormentas’, sus desafíos: comida pésima, el trasbordo, el contacto con cientos de personas,… “¡Al diablo con todo!”, dijo desde su lecho, al diablo incluso con su familia que eran un trío de mantenidos.

Lo que convirtió al joven en un insecto repugnante fue el deseo de abandonar la vida laboral y los fuertes compromisos con su familia que no hace más que detestarlo porque ha decidido descansar, lo cual implica que ya no les llegará la platica que él les proveía.

Sí, quería ser un parasito, uno que no tuviera la obligación de pararse temprano ni rendirle cuentas a su mamita. Pero, infortunadamente, esta decisión lo lleva hasta la muerte, no sin antes pasar por largos meses de sufrimiento.

Desde que Gregorio anunció con su nuevo estilo de vida: no quiero trabajar más, merezco un descanso; sus compromisos lo convirtieron en ese bicho que no quería trabajar pero le tocaba. De la misma forma, alguien que ya no produciría nada para la familia, la misma lo comenzaría a ver como tal.

La Metamorfosis (Die Vermandlung), publicada por primera vez en 1916, no es sólo un asunto de pereza; va más allá. Trata del amarre que hace el capitalismo al ciudadano. Un hombre, según este régimen económico, que no quiere o no puede producir, es, quiéralo o no, un bicho que provoca lástima y repudio social. No en vano este relato surge, escrito y publicado, cuando Irlanda fracasa en su revolución, tal como lo hace Gregorio. Al siguiente año, en 1917, ocurre la Revolución Rusa; de esa forma y consecutivamente, también sobresalen: la independencia de Polonia, la Guerra Civil de Irlanda, la era Mussolini.

Saamsa no es más que ese pueblo oprimido. Recordemos que Kafka nace en Praga en 1883, el mismo año de Porfirio Barba Jacob y Louis Stevenson. Como lo vengo diciendo, Gregorio es ese pueblo oprimido por los compromisos con el mundo capitalista que nace poco a poco con su opresión e inmersión del mercado; es aquel ser humano que quiere librarse de todo yugo; y cuando lo hace, así parezca un bicho raro, se siente feliz.

“Lo que más le gustaba era colgarse en el techo, pues allí se respiraba con más libertad”, dice Franz.

Pero los modelos imperantes suelen ser más fuertes. Cuando te revelas te lanzan manzanas y manipulan tus sentimientos con pesares.

“…y la madre mirando hacia el cuarto de Gregor, decía: ‘Cierra esa puerta, Grete’, y Gregor volvía a hundirse en la oscuridad…”.

Los que intentan adoptar otro estilo de vida al imperante, con el tiempo su fortaleza flaquea y se rinde. Esas personas dicen al final como Grete, la hermana del protagonista: “…tenemos que deshacernos de él. Hemos hecho lo humanamente posible para cuidarlo y soportarlo…”.

Lo más increíble de todo este relato y de la realidad misma es que, pese a escuchar los lamentos de su familia y su decisión de botarlo, aún así el bicho “pensaba en su familia con amor y conmoción”.

El cuento pudo haber terminado con la muerte del personaje, pero se extiende a una escena tranquila con la familia disfrutando de un paseo en el tren. El padre, el señor Samsa, ve a la señorita en que se ha convertido su hija Grete, y Franz Kafka agrega: “pensaron en que ya era tiempo de buscarle un buen esposo”. Como creyeron, lo supongo, que Gregorio ya estaba preparado para mantener la costosa economía familiar y lo mandaron, vuelvo a suponer, al competitivo y estresante mundo laboral y capitalista.

Grete, o su esposo, entonces, terminarían como su hermano: un bicho deseando la libertad de los sólidos compromisos con el mercado y el consumo.

Punto aparte

Los escritos de Kafka son los ideales para aquellos escritores que quieran dominar la repetición sin generar la desagradable cacofonía. Al parecer, a Gabriel García Márquez le gustaba por este dominio.

“…la puerta de Gregor permanecía cerrada algunas noches, pero él ya se había resignado. Incluso algunas noches, cuando por descuido la dejaban abierta,…”.           

Ir a Principal

La resistencia – Ernesto Sábato

Filed under: Literatura — makondolibros @ 3:08 pm

Ir a Principal

Pasta del libroSábato, Ernesto. La resistencia. Editorial Seix Barral. 149 págs. Año 2000.

Por J.J. Sarabia 

“…las personas buscan amarse a través de un monitor” (pág. 22).

“Estamos perdidos si no revertimos con energía, con amor, esta tendencia que nos constituye en adoradores de la televisión, los chicos idiotizados que ya no juegan en los parques. Si hay Dios, que no lo permita” (pág. 34).

La Resistencia  nos sigue sonando, quizá, a los ‘Franceses Libres’ que en 1942 se organizaron en grupos para hacer oposición a las fuerzas alemanas de ocupación durante la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, desde 2006, a mí me suena a Ernesto Sábato.

Es un pequeño libro, un mensaje reflexivo organizado en cinco cartas y un epílogo; es un consejo a grito de trompeta para quienes nos movemos en la miseria de la modernidad.

“Tampoco podemos vivir comunitariamente cuando todos los vínculos  se basan en la competencia” (pág. 111).

Antes de comenzar cada carta, Sábato introduce epígrafes, voces de intelectuales que nos invitan a participar de una resistencia y a cuestionar nuestro actuar diario en medio de diferentes cambios que nos cobijan hoy. Uno de ellos, el que más nos convoca, es uno de Dostoievski: “Cada uno de nosotros es culpable ante todos, por todos y por todo”. Porque a la final los que deseamos cambiar al mundo no llamamos a unos pocos ni nos conformamos con medio mundo de héroes, sino que convocamos a la humanidad entera para que deje su firma sobre la victoria.

“Lo decisivo es no creer que todo seguirá igual y que este modo de vivir da para rato” (pág. 139).

Y para llegar allá, al mundo deseado, el autor pone de relieve nuestros pasatiempos más comunes y preocupante: nuestra adoración a los hombres de la televisión que se creen dioses; nuestro rito a la soledad; la adoración a nada más que nuestro ser; la competencia encima de la humanidad; la muerte al diálogo; y otros tantos rasgos conductuales que al más consciente lo hace llorar, o por lo menos volverlo melancólico.

“…el otro ser humano no nos llega, no lo vemos. Está más a nuestro alcance un desconocido con el que hablamos a través de la computadora” (pág. 21).

Cada primero de enero comienza un nuevo año con el cual nos proponemos abrir los ojos. Cada día debería ser un primero de enero, como hoy, cuando tienes una insípida reseña ante tus manos y puedes salir corriendo a buscar este libro.

“Yo he pasado riesgos de muerte durante años. ¿Sin miedo? No, he tenido miedo hasta la temeridad pero no he podido retroceder” (pág. 126).

De pronto, como esos de prontos que suelen ser más sueños que realidades, venceríamos como los franceses que en 1943 liberaron Córcega. Su información obstaculizó el desplazamiento de tropas alemanas con la destrucción de sus ferrocarriles.

Volemos hoy los males de la modernidad con los actos sublimes de un humilde guerrero.

“Hay quienes en nada creen, pero también hay multitudes de seres humanos que trabajan y siguen en la espera, como centinelas” (pág. 145).    

Ir a Principal

junio 3, 2008

Bogotá por Bogotá – Autores varios

Filed under: Literatura — makondolibros @ 4:45 pm

Ir a principal

Historias Bogotanas

Por Dixon Moya (dixonmoya@yahoo.com)

Moya presta servicios como Consejero de la Embajada de Colombia en Managua, Nicaragua. Es Sociólogo de la Universidad Nacional de Colombia y Diplomático de Carrera (Academia Diplomática de San Carlos). Algunas publicaciones: Cuentos breves en  Cuentagotas (2003), poemas incluidos en Letras Derramadas (2002) y Entresiglos (2003).  Colabora en publicaciones dedicadas a la ciencia ficción y es columnista de opinión y humor. 

Especial para Makondo Universal

En la reciente Feria del Libro de Bogotá, hubo como cada año muchos acontecimientos, conferencias con prestigiosos escritores, lanzamientos de libros de la más variada estirpe, actividades disímiles, en torno a esa figura sacramental, el libro. Dentro de la diversa programación, un evento pasó desapercibido, pero resultaba muy significativo, pues era la culminación de un proceso de un largo año, por lo cual y para lo cual es necesario hacer algo de memoria.

 

El Fondo de Promoción de la Cultura, en el marco de la celebración de Bogotá, capital mundial del libro 2007, realizó una convocatoria a los bogotanos (sin excluir habitantes de Bogotá venidos de otras tierras, que son a la postre la mayoría), para escoger narraciones dignas de contar, con la condición que fueran ciertas, no producto de la imaginación, pues no se trataba de un concurso de ficción literaria. En ese orden de ideas y desorden de sensaciones, el Fondo  recibió cientos de historias. Un jurado conformado por Andrea Echeverri Jaramillo, Juan Luis Isaza Londoño y Ricardo Silva Romero, se dieron a la tarea de seleccionar dentro de tantas verdades expuestas, los textos reales que tuvieran el encanto de las mentiras bien contadas. Al final salieron un poco más de ochenta historias que serían publicadas en un libro, financiado por el Fondo.

 

Historias de las cuales recibimos noticias en un Blog especial creado en El Tiempo.com, y que finalmente trascendieron a la radio en un experimento de integración entre emisoras de radio de Colombia y el Reino Unido, gracias a la difusión del programa “Vasos Comunicantes” de la emisora de la Universidad Nacional de Colombia  y el British Council.

 

Transcurrieron varios meses y se notaba la impaciencia y ansiedad de los autores de aquella obra colectiva, a través de un grupo espontáneo que se formó en la dimensión cibernética, tejida por los correos electrónicos. De alguna manera en los mensajes que se enviaban por Internet, aparecían algunos de aquellos valores y anti-valores que integraron la antología. Para tranquilidad de unos y emoción contenida de otros, el Fondo informó sobre el lanzamiento del libro en plena Feria, los autores nos encontraríamos finalmente (no había comentado que el suscrito servidor fue uno de los escritores seleccionados). En mi caso, al llegar al recinto ferial, me confundí de salón y durante media hora disfruté de un coctel ajeno, pues alguien más despistado que yo me aseguró que el evento del Fondo seguiría después de finalizado el que estaba transcurriendo en aquel sitio, pero no entro en detalles, porque eso daría para una nueva historia.

 

Luego de retomar el camino correcto e ingresar al salón en que  se desarrollaba la sencilla ceremonia, experimenté una fuerte emoción al ver, palpar y comenzar a leer el libro que retoma estas historias, “Bogotá por Bogotá. La verdad y solamente la verdad”. De igual forma, compartir con los demás autores, así como con los jurados y responsables de tan original idea, generó un sentimiento muy especial. Sin saber sabiendo, allí estaban diversas historias bogotanas encarnadas en el cuerpo de autoras y autores. Estábamos todas las historias, unas dulces, otras duras, unas tristes, otras cómicas, algunas nos saludamos con un buenas noches, al menos con un levantar repentino de cejas. Esa noche Bogotá se reencontraba en toda su plenitud, sus palabras se daban cita para estrechar sus múltiples manos. El acto terminó rápidamente sin estridencias, cada historia salió con el orgullo un poco más alimentado, gracias al cariño de otras historias. En mi caso, salí sonriente, abrazado con la historia amada.

 

Después vendría la lectura del libro. Resulta un ejercicio saludable leer los textos de personas nacidas entre las décadas del treinta y del ochenta, cincuenta años que separan, unen, confluyen en la misma edición, algunos con experiencia en el ejercicio de la escritura, otros para quienes su historia es la primera en ser editada, protagonistas y espectadores de una ciudad que se escribe en la memoria de sus habitantes. Mujeres y hombres que transformaron en palabras, una anécdota, una vivencia, algo que marcó tan profundamente sus vidas, el hito que le ganó la batalla a la amnesia progresiva.

 

Al final, queda la sensación que se trata de un múltiple homenaje a la ciudad-madre que nos vio nacer, que nos crió, que nos ha dado estudio y trabajo. A la que tanto criticamos, de la que nos vamos pero a la cual siempre volvemos. Nuestro puerto particular, “Bogotá por Bogotá. La verdad y solamente la verdad”. Lo juro.

 Ir a principal

mayo 30, 2008

Bogotá por Bogotá, la verdad y solamente la verdad – Autores varios

Filed under: Literatura,Uncategorized — makondolibros @ 4:18 pm

Ir a principal

Por John Jairo Sarabia Trigos

Fondo de Promoción de la Cultura, 2008. 167 páginas.

En este libro encontrará la excusa perfecta para visitar la capital colombiana y para nunca planear ir; para odiar sus calles, para amar sus rincones; para temerle, para extrañarla. Extraños la describen, autores nacientes y otros que ya han dado pasos en el mundo de la publicación. Y es verdad lo que dice la portada: ´Algo tenemos en común: somos protagonistas de alguna historia en Bogotá´.

Lo que les digo lo afirmó primero Alicia Eugenia Silva, directora del proyecto que tiene el mismo nombre del libro, y que fue llevado a cabo por el Fondo de Promoción de la Cultura. Ella dijo la noche del lanzamiento que ahora le daba más temor la fría capital.

Sus autores son ochenta escritores que de una y otra manera vivieron algo en el interior de Colombia, y a causa del concurso, decidieron expresarlo en un corto relato.

No hubo preferencias entre el jurado conformado por Ricardo Silva Romero, Juan Luis Isaza Londoño y Andrea Echeverri Jaramillo. Se cumplió la Bogotá sin indiferencia que promulgaba la Alcaldía Mayor. Aquí hay autores que tienen en su pequeña biografía ´Es su primera publicación´. Pero también los hay con cuentos publicados. Los hay jóvenes y ya avanzados; que están viviendo en el frío de esa ciudad, y que están viviendo fuera de la misma Colombia; los hay negritos y blanquitos; sin fama y con algo de nombre.

 Felipe Rojas, hijo de la directora, el día del lanzamiento en la 21ª Feria Internacional del Libro de Bogotá, mandó una carta donde decía: “Bogotá por Bogotá es imperfecto porque a las decenas de autores que lo han escrito les faltan ustedes, un público atento que se reconozca a sí mismo y a su ciudad en estos textos”.

Y aunque los extranjeros jamás podrán encontrarlo en las librerías de fama, sólo en las bibliotecas públicas de Bogotá, pues no es un proyecto de carácter comercial, cuando lleguen a esta ciudad podrán buscarlo para enamorarse más rápido de sus calles, o para salir corriendo de vuelta al aeropuerto.

Ir a principal

Las crónicas de Narnia (El león, la bruja y el armario) – Clive Staples Lewis

Filed under: Literatura — makondolibros @ 4:10 pm

Ir a principal

Por John Jairo Sarabia Trigos

¡Por fin llega a nuestras manos una versión económica de la saga nórdica! Bueno, saga británica, si así lo prefieren. Y démosle las gracias a Editorial Planeta Colombiana S.A. y al diario colombiano El Tiempo por colocarlo en las calles a un precio módico de $9.000 pesos.

Y yo comencé a leer el segundo libro en orden de publicación, pero el primero en ser llevado a la pantalla grande. Les estoy hablando de ´El león, la bruja y el armario´, aunque me quedo mejor con lo del ropero.

Contrario al comentario que hay en la contraportada, sobre que ‘la mitología nórdica… marcaría sus obras capitales’, las de Lewis, yo diría que lo más relevante en la obra de este escritor nacido en Gran Bretaña, son los elementos cristianos que podríamos deducir con una ojeada a la historia bíblica. Incluso, los pastores y creyentes recurren a éste crítico y académico para sus reflexiones cristianas. Por cierto, hace poco me leí una donde el autor cita las delicias turcas del capítulo 4 del libro.

Entre otras, la escena bíblica más visible es el León representando a Jesús; su entrega por uno de los elegidos (léanlo para que vean de qué les hablo); las lágrimas de sus seguidores y… no os lo voy a decir para no adelantaros el final.

Y por cierto, la traducción es españolita, así que aguantaros en ocasiones aquellas palabras que suenan poéticas como la traducción de la Reina Valera de la mismísima Biblia, o como yo les he estado hablando en parte del escrito.

No sobra decir que los libros tienen una excelente portada, la misma de la versión dura, a cargo de Peter Tjebbes bajo la idea original de Cliff Nielsen. Los dibujos de las páginas interiores, que en algo ayudan a los de escasa imaginación, fueron elaborados por Pauline Baynes. Y la traducción que a veces contiene expresiones confusas fue hecha por Gemma Gallart en el 2005.  

Me parecen incómodas las interferencias del relator con el lector cuando usa frases como: ‘y otras criaturas que no describiré porque si lo hiciera los adultos probablemente no te permitirían leer este libro’. Bueno, al final es literatura infantil, pero también dedicada a los jóvenes.

El colega de Tolkien, autor de El señor de los anillos, una lectura más profunda, y esa sí con abundantes elementos nórdicos, logra una lúcida exposición de las ideas y los personajes principales, aunque falla en describir a los cuatro centrales; pero eso no lo puedo criticar porque quizá ya salió en el primer tomo que no he leído, ´El sobrino del mago´.

Aquí en Colombia la segunda película de Las crónicas de Narnia sale hoy, mayo 30, y con un poco de lectura rápida y la suerte cogidas de la mano, puedes tener en tus manos el cuarto libro ´El príncipe Caspián´ antes de ingresar a las salas de cine. A los otros afortunados que viven en países como México, donde entiendo ya se estrenó, les aconsejo leerse el libro en pasta dura que es tres veces más costoso, antes de ir a las salas del teatro.

Finalmente, no me queda más que recordaros que no compréis pelis piratas porque el cine ha bajado la taquilla. Además, la magia del cine y su sonido de alta fidelidad no lo remplaza cualquier Dvd de dos mil pesos. Dejemos de ser tacaños, aflojemos el bolsillo y démosle un zapatazo a la piratería. Y si es por la magia del libro, por cierto, me desvié con lo del cine, y si es por la magia del libro, ni hablemos.       

Ir a principal

mayo 14, 2008

La rebelión de las ratas – Fernando Soto Aparicio

Filed under: Literatura — makondolibros @ 8:47 pm

Por Yensy Martínez

1. INTRODUCCIÓN

En realidad este trabajo no tiene ningún objetivo específico; simplemente la idea nació al leer la “Rebelión de las Ratas”, escrito por Fernando Soto Aparicio. Un escritor colombiano que a influido en gran parte en jóvenes y adolescentes; que al darcen la oportunidad de leer a este autor, queda la semillita de ¿qué, por qué, cuándo, dónde, cómo y quién?, miles de preguntas que surgen al deleitar a esté escritor.

2. AUTOR: Fernando Soto Aparicio

2.1 BIOGRAFÍA

Fernando Soto Aparicio, escritor, poeta, cuentista, comentarista de libros, ensayista y guionista de televisión, nació el 11 de octubre de 1933 en Santa Rosa de Viterbo (Boyacá, Colombia). En la mayoría de sus obras el escritor colombiano se centraliza en la juventud, droga, política, sociedad, soledad, olvido, odio y frustración; temas que permite que él explore desde algunos de estos campos al ser humano y sus componentes.
Entre 1960 1974 el escribió novelas como: Los bienaventurados, Mientras llueve, El espejo sombrío, Viaje al pasado, Después empezará la madrugada, Viva el ejército, Viaje a la claridad, La siembra de Camilo, Mundo roto, Puerto silencio. En las cuales se encuentra historias de familia, venganzas, las violencias calladas, la prostitución, las aberraciones culturales, la represión y la memoria, permitiendo que el escritor maneje la crítica social de una manera íntima y no abierta en sus novelas.
Para los años de 1974 y 1983, Fernando Soto publica: Camino que anda, Los funerales de América y Hermano hombre, (una trilogía sobre la historia americana). En Agosto de 1950 pública su primera obra llamada Himno a la Patria, en 1962 gano el premio Selecciones Lengua Española con su obra “La Rebelión de las Ratas”.
2.3 MOVIMIENTO LITERARIO
En la “La rebelión de las Ratas” Fernando Soto utiliza elementos como: un narrador omnisciente, en el cual el autor anticipa lo que va a ocurrir combinándolo con una narración en primera persona en las situaciones donde el personaje expresa sus emociones, sentimientos y describe sus sensaciones. Maneja una realidad común que permite poner el contexto en la actualidad o en el pasado. Estos son algunos componentes usados en el movimiento el realismo y, como preferencia es el género más indicado para la novela, permitiendo describir la realidad social.
2.4 CONTEXTO DEL AUTOR: Fernando Soto maneja dos entornos principales: el Socavón de la Pintada y el basureo (ubicado en los suburbios de Timbalí), lugar que hace referencia Rudesindo Cristancho cuando habla de su casa o rancho. A partir de ahí el hilo de la historia va de la mina de la Pintada a su casa, donde Rudesindo con la compañía de su familia: Pastora su esposa, Mariena su hija de 14 años y su hijo Pancho de 12 años, empiezan a vivir la crueldad de una nueva sociedad capitalista.
La historia es narrada en tiempo lineal, en vez de manejar capítulos el narrador se guía por mes y día (febrero-10-sábado) así da inicio la novela y sigue igualmente hasta el final, además Soto maneja el espacio geográfico (el Socavón de la Pintada y el basureo) y el espacio sicográfico que permití al personaje recrear imágenes e ilusiones en su mente, como le ocurre a Rudesindo cuando evoca la imagen de Cándida, a quien conoce cuando llega al basurero y pasa ser un apoyo para él y su familia.
2.5 CONTEXTO DEL LECTOR: la lectura permite recrear la situación de Rudesindo y su familia, hasta tal punto que el lector puede vivir la situación y experimentar la impotencia que se siente ante un mundo lleno de avaricia, destrucción, humillación y desesperación, reflejado en el pueblo minero de Timbalí, asimismo los sentimientos se hacen palpables, permitiendo un reflexión desde varios puntos (económico, social, familiar, destrucción, rebelión…)
3. ANÁLISIS DE FONDO
3.1 TEMA PRINCIPAL:
definitivamente el autor desde el principio tiene el objetivo claro de demostrar como el capitalismo se va ha apoderando a pasos agigantados de aquellos pueblos pequeños que no han tenido la oportunidad de evolucionar (países tercermundistas), y al momento de requerir nuevos ingresos, los grandes monopolios explotan nuevas tierras que les ayude a crecer ese imperio, y los primeros en caer son aquellos pueblos que en algún momento pasaron por inadvertidos. Situación reflejada en Timbalí, donde grandes maquinarias empezaron a invadir los campos del valle, acabando con árboles, con fauna, con espacios que permitían que la tierra fuera fértil, con los ríos, ect, reemplazando la vida silvestre por grandes fábricas, como la Compañía Carbonera del Oriente.

TEMA SECUNDARIO: ver como la vida de un hombre cambia bruscamente cuando el capitalismo invade su espacio, cambia sus costumbres y trasforma el hombre en un ser destructivo.


3.2 ARGUMENTO

La novela inicia con la descripción detallada de lo que era el valle antes de que llegara las grandes maquinas a destruir todo y cambiarlo por el espeso humo de las fábricas, las calles pavimentadas, grandes casas con inmensos ventales, todo por el llamado “progreso de la civilización”. Las personas ya no eran las mismas, sus caras habían cambiado, su forma de expresar, sus gestos, todo era diferente. Esas nuevas personas que llegaban hablaban de forma diferente, enredado, ninguno entendía nada, ahí empezaría el problema de comunicación. Las tierras fértiles ya no eran fértiles, se habían secado por toda esa maquinaria pesada que trasportaba carbón, ahora lo que daba plata para alimentarnos era las minas, aquellas minas que quedaban en lo alto y era la fuente económica de los extranjeros, que con el cuento del progreso y la civilización estaban matando a la tierra y a las vidas de cada campesino, vago e incluso extranjero “pobre”, que buscaba aquella vida llena de plata y alegría para su familia. Así empieza la historia de Rudesindo Cristancho y la de su familia, que por buscar una nueva forma de vida se encontraron con el gran mostró del capitalismo que deseaba con ansias devorar todo lo que se encontraba a su camino, y a la vez destruir todo aquello que no le sirviera.

Rudesindo ignorante de que era el nuevo progreso y sus consecuencias callo en la red del capitalismo “progreso de la civilización”. Se daría cuenta que su vida de campesino ya no volvería, y sólo le quedaba la resignación, el odio, la soledad y la miseria que lo hundió y hundió a su familia, como el titanic.

Para Rudesindo la vida se le está convirtiendo en un infierno, las pocas esperanzas que conservaba se le habían agotado al recibir su primer sueldo, sueldo que había pasado a ser una miseria. La empresa descontaba a los nuevos una cantidad, cantidad que de alguna forma descuadraba las cuentas de aquellos trabajadores. Esto fue lo que lleno la copa de los trabajadores, a lo cual llevo a que el sindicato se llevara a ser realidad, situación que no le s ayudo mucho, al contrario hizo que sus pocas expectativas a una mejora de su trabajo se desvaneciera por completo.

Rudesindo nunca supo en realidad que era un sindicato y menos que era la palabra revolución. Él había formado su propia definición a lo largo de escuchar las charlas de sus compañeros, especialmente las de Espinel con Grimaldos. Revolución: se reducía a verificar una incursión en el barrio de los extranjeros; sacar de sus casas a los Misteres y Musius (como él los llamaba); ocupar las lujosas habitaciones y enviarlos a trabajar en las minas como jornaleros. Esto era la revolución para Rudesindo.

3.3 PERSONAJES PRINCIPALES: Rudesindo Cristancho, es el eje vital de la novela, a partir de su experiencia de vida se desencadena la historia que va acompañada por la de su familia (Pastora su esposa, Mariena su hija de 14 años, y Pacho su hijo de 12 años). Esto permite, que por medio de la familia de Rudesindo se logre identificar la historia de muchas familias pobres que son golpeadas por el capitalismo.

PERSONAJES SECUNDARIOS:

Paco Espinel: Compañero de Rudesindo en la mina de la Pintada. Un hombre de treinta años, moreno, de cabello liso y de color negro, cejas pobladas, unos ojos francos y altivos, un mentón firme que denotaba decisión y valentía, con un bigote bien cuidado y una cortada en la mitad de la cara; así lo describe Rudesindo, Espinel en compañía de otro compañeros darían inicio al sindicato y huelga que se viviría en Timbalí.

Pancho: hijo menor de Rudesindo. Tan sólo tenía doce años cuando él llego a Timbalí con sus padres. Pancho era un joven rebelde y no le gustaba las injusticias, pero a la vez era noble y sobre protector con su hermano mayor Mariena. Este joven nunca imagino que ese pueblo le cambiaria la vida, más cuando él empezaría a darse cuenta que ahí sobreviviría el más fuerte y el mas poderoso. Pancho a su corta edad ya había robado la alcancía de la iglesia y había estado en la cárcel por defender a su hermana del Diablo. La necesidad, el sufrimiento, la angustia de ver a su familia en desamparo, hizo que Pancho emprendiera la supervivencia que le exigía el entorno donde se encontraba.

Este niño o adolescente es un claro ejemplo de muchos jóvenes colombianos, que por la situación que se encuentran reaccionan a las circunstancias. Muchos de los elementos que llevan a que jóvenes se conviertan en ladrones, asesinos, sicarios ect, son el hambre, el rencor, la situación familiar, el maltrato, la falta de amor y hasta la misma sociedad consumista ayuda a construir que los niños se conviertan a temprana edad en delincuentes.

Pastora: Esposa de Rudesindo. Cuando llego a Timbalí ella se encontraba en embarazo y tenía siete meses, ya le faltaba poco para tener a su tercer hijo. Sin importar las dificultades siempre estuvo a lado de su esposo. Buscaba la forma de llevar aquella vida de pobreza por la que pasaba y sin importar su estado era toda una guerrera, y mientras su esposo empezaba a trabajar, ella no se quedo atrás y busco la manera de trabajar y llevar algo de comida a su hogar.

María Helena de Nuestra Señora de las Mercedes, conocida como Mariena: Hija mayor de Rudesindo. Mariena tenía 14 años cuando empezaba a experimentar los cambios de su cuerpo, esta niña sin saber que pasaba con ella trataba de ocultar su desarrollo físico, sin embargo esto no era suficiente ante los ojos de los hombres de pueblo de Timbalí, y tarde o temprano Mariena se daría cuenta que sus nuevas curvas y sus esbeltos senos, provocarían a más de un hombre.

El Diablo: Uno de los trabajadores de la mina en el área de conductor de camionetas. Un hombre corpulento, con ojos claros y encantadores, un bigote esbelto y grueso. A este hombre no se le escapaba ninguna mujer y Mariena no iba ser la decepción, como fuera esa joven haría parte de su ramillete, como lo era y fue Cándida.

Cándida: Una prostituta que había llegado hace tiempo a Timbalí. Ella tenía un hijo llamado Neco, que tan solo tenía 4 0 5 años y era hijo del Diablo. Cándida para sobrevivir debía vender su cuerpo para conseguir el pan de cada día para ella y su hijo. Además fue la primera persona que ayudo a la familia de Rudesindo.

Mister Brown: era el encargado de contratar a los mineros y quien explotaba a sus empleados. Aquel gringo un gordo de cachetes rojos, que sólo vivía sentado en su silla comiendo como u asqueroso cerdo. Así lo describe la mayoría de los mineros de Timbalí.

PSICOLOGICO EXTERIOR: Rudesindo al principio guardaba sus sentimientos, no era una persona que expresara lo que sentía, al contrario se guardaba aquellas emociones y hablaba sólo para él, sin embargo ya cuando se daba cuenta que todo estaba ya acabado y su vida ya no era de un pobre sino la de un pordiosero se echo al abismo, dejando que la corriente lo llevara, y esa corriente lo llevo a la cantina de Cabrera, donde probaría por primera vez el sabor de la cerveza que lo llevaría a la borrachera y a expresar todo lo que esta viviendo él y su familia.

PSICOLOGICO INTERIOR: Todos los personajes ocultaban de alguna manera sus sentimientos, ya sean malos o buenos. Se sentía que los personajes preferían llevar su propia cruz que manifestar lo que llevaban por dentro, y esos sentimientos carcomían el alma de cada uno.

4. ANÁLISIS DE FORMA
TEXTO LITERARIO, GÉNERO Y SUBGEMERO:
La obra de Fernando Soto Aparicio, “La Rebelión de las Ratas” “, es un texto literario que maneja el género narrativo, ya que cuenta de manera escrita las acciones que realizan los personajes, específicamente las de Rudesindo, Espinel, entre otros. En este caso el narrador maneja lugares reales y personajes reales, combinando la narración con diálogos, permitiendo que la lectura sea más agradable.
El subgénero de la obra es la novela ya que de manera más extensa cuenta la vida o los acontecimientos más importantes del personaje y la vivencia que tiene con los demás personajes principales y secundarios.
4.3 ESTRUCTURA DEL TEXTO: Está compuesto por doscientos dieciséis paginas, distribuidas en quince capítulos por fechas; de la pagina doscientos catorce hasta la doscientos dieciséis se encuentran comentarios de escritores extranjeros que realizan una crítica constructiva al libro y al autor
4.4 NARRACIÓN: El texto está escrito en dos formas: primera persona (Rudesindo, Pastora, Cándida, Pancho, Mariena…) expresan sus emociones y relatan sus sentimientos, mientras por otro lado interviene una tercera persona que va relatando acontecimientos que afecta la vida de los personajes, permitiendo que el lector interactué con la historia
TIPO DE LENGUAJE: El tipo de lenguaje empleado en la obra es popular, el lector comprende de modo facial el contenido de la novela.

5. ANÁLISIS
Para empezar con el pie derecho, hablaremos de la palabra sindicalismo, mencionada en el transcurso de la novela de Soto. Si buscamos en el diccionario encontraremos: Sistema de organización obrera en sindicatos/ Acción de militar en un sindicato de trabajadores. Pero con esta definición ya quedo entendido ¿qué es sindicato?, creo que no.

Así que me coloque en la tarea de averiguar un poca más sobre esta palabra sindicato. Encontré términos amplios, imprecisos y hasta enredados, por lo cual reuní algunas palabras y deduje que: es un conjunto de trabajadores que busca crear una asociación que les permita mejorar su situación laboral en las empresas. Su principal objetivo es defender y velar por los interés de los trabajadores afiliados en: incrementos salariales, condiciones óptimas d e trabajo y salud. Su base principal es los interese comunes del grupo de empleados que han querido conformar el sindicato. Claro está asociación es libre, voluntaria y democrática. En pocas palabras se busca un interés común, para un beneficio común.

Ahora la pregunta es ¿Cuándo se promovió con la idea del sindicato? A partir de la Revolución Industrial surge el movimiento obrero, inicialmente por los ingleses para finales del siglo XVIII. Agobiados por las condiciones de trabajo que eran sometidos, los bajos sueldos, las horas extensas de trabajo y las insalubres condiciones de trabajo fueron algunos detonantes para el movimiento sindicalista.

Para 1850 Colombia daría sus primero pasos hacía el sindicalismo, precedía por los trabajadores artesanos, que buscaban asociar a los trabajadores manuales que se oponían a las políticas del libre cambismo que se daba para esa época, además se sumaba la creciente importación de textiles. Para 1913 se da más fuerte el grupo sindical de artesanos, período en el cual surge en Bogotá La Unión Obrera de Colombia. Organización que logro en tres meses la conformación de quince gremios y la afiliación de tres mil quinientos trabajadores. Está nueva organización citaba exclusivamente a los trabajadores, y hablaba de EXPLOTACIÓN por parte del capitalismo. Ya para la década del siglo XX el movimiento sindical surge formalmente. Los elementos que levaron al sindicalismo para está época fueron: el desarrollo del ferrocarril y la actividad náviera por el río magdalena.

DATOS IMPORTANTES:
Las leyes 37 de 1921 y 32 de 1922, sobre seguros colectivos obligatorios. La ley 57 de 1925 sobre accidentes de trabajo, la ley entre otros.
La ley 576 d e1926, que establecía el descanso dominical.
El primero de mayo de 1924, se celebro en Bogotá el primer congreso Obrero.
1926 se creo el Partido Socialista Revolucionario, como un partido de masas, con una tendencia marcada del izquierdismo, presentándose más como plural y no como comunista.
Para el periodo del gobierno de Enrique Olaya Herrera, se expidieron leyes que beneficiarían los sectores como la clase obrera, de igual manera se consagro en 1930 la ley 83, que legalizaba la existencia de los sindicatos.

Ahora con algo de conocimiento global de lo qué es, puede ser, y logra un sindicato, surge la pregunta ¿qué está pasando actualmente con nuestro país y con el gobierno?
Será posible que nos convirtamos en el pueblo de Timbalí, y seamos más explotados por los gringos y nos catequicemos como la “puta vendida al mejor postor”… ()

El trabajo es un derecho y una obligación social y goza, en todas sus modalidades de la especial protección del Estado. Toda persona tiene a un trabajo en condiciones dignas y justas…

Artículo 25 – Constitución Política de Colombiana /1991

Foto: http://www.bogota.gov.co

BIBLIOGRAFÍA

http://www.colombiaya.com/escritores/fernandosotoaparicio.pdf
http://www.derechoshumanos.gov.co/observatorio/tematico/sindicalistas.pdf

 

 

Página siguiente »

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.